image_content_24320500_20150920192356

El 2016 representa para Rigoberto Urán cambio de camiseta y un nuevo reto, porque hará parte de la escuadra Cannondale-Garmin.

Y la despedida del ciclista antioqueño del equipo belga, el Etixx-Quick Step, no puede ser mejor. Lo hace por la puerta grande, con la medalla de plata conseguida ayer en los Mundiales de ruta que se cumplen en Richmond, Estados Unidos.

En la contrarreloj por equipos, la divisa belga, de la cual hace parte el colombiano, marcó un tiempo de 42 minutos y 19 segundos en el recorrido de los 38,8 kilómetros que le alcanzaron para ser segundo, por debajo del BMC que hizo 42.07. El podio lo completó Movistar con 42.38.

“La verdad es que estoy muy contento por el segundo lugar en los Mundiales. Veníamos trabajando con el equipo una semana aquí, haciendo el recorrido. Sabíamos que iba a ser un poco complicado ganar, pero no imposible, y que el rival a vencer era el BMC, un equipo fuerte. Lo dimos todo, hicimos lo mejor posible y las fuerzas lo ponen a uno donde debe estar”, dijo Urán al término de la prueba.

También confirmó que disputará la crono este miércoles y la carrera de fondo el domingo. “Las expectativas son altas, venimos a hacer una gran participación. Tenemos un equipo competitivo y con muchas ganas y seguramente el fin de semana vamos a hacer una buena actuación. La verdad es que estoy motivado, contento y la idea es darlo todo. La contrarreloj es larga, casi 54 kilómetros y después tengo cuatro días para recuperarme para la ruta”.

Rigoberto, que viene de ganar el GP Quebec, reconoce que ha sido un año duro. “Este 2015 ha sido muy largo, con Giro y Tour, pero lo más importante es que quiero terminar de la mejor manera. En dos semanas llevo dos grandes podios y espero seguir así esta tercera”.

Fuente: El colombiano