Tiembla la tierra, los dioses están de su lado, comienza el canto y movimiento de los pedalazos...

Si! son ellos, seres celestiales, guerreros con fortaleza que llevan en su sangre el legado de nuestros ancestros, mitad músculo, mitad acero, cabalgando con sabiduría y resistencia, conquiostando el mundo de las altas montañas.